Recuerdo en mis años de niñez ver a mi abuelo en su taller trabajando con sus herramientas de carpintería. Hace ya varios años de esto que les cuento… Puntualmente me llamaba mucho la atención verlo utilizar la sierra manual y como cortaba la madera siguiendo líneas zigzagueantes lo cual era todo un desafío para él. Hoy en día esta tarea es sencilla de hacer, existen las sierras caladoras que asisten al carpintero para desempeñar de manera más eficiente sus trabajos. Pero no por esto los carpinteros van a dejar de existir, ¿verdad?

En el mundo del Testing de Software, aún hoy, existe la creencia que automatizar las pruebas es sinónimo de reducción de personal en los equipos de Testing.

La automatización de pruebas nació para brindar apoyo y mayor desempeño en las tareas de Testing, no para sustituirnos a nosotros como personas. Así como la sierra caladora nació para potenciar el trabajo del carpintero, la introducción de estas herramientas de trabajo en nuestros equipos no va a hacer que nosotros nos recostemos en una silla a ver como trabaja sola, y mucho menos, va a sustituirnos.

Quiero exponerles ciertos puntos que me parecen importantes a la hora de automatizar las pruebas:

Las pruebas automatizadas no reemplazan un proceso, lo reflejan: Si automatizamos un buen proceso nuestras pruebas demostrarán lo bueno que es dicho proceso. En cambio, si automatizamos un mal proceso, lo único que lograremos es dejar en evidencia sus debilidades.

Las pruebas automatizadas son código, trátalas como tal: Debemos tratar al proyecto de automatización de pruebas de la misma manera en la que se tratan los proyectos de Desarrollo. Las etapas de planificación, monitoreo y control, ajustes de las desviaciones deben estar presentes en este tipo de proyectos. Deberá existir también documentos de especificación que informen sobre lo que harán y lo que no harán nuestras pruebas automatizadas.

¿Principio N° 8 de las pruebas de software?: Así como tenemos el principio básico de que es imposible realizar pruebas exhaustivas, es fundamental entender que es imposible automatizar todas las tareas. No lo digo solo por cuestión de tiempo, dinero y recursos para llevar adelante este trabajo, sino que debemos realizar un análisis adecuado de cuáles serán las funcionalidades que deberán automatizarse.

“El que mucho abarca poco aprieta”: En los equipos de Pruebas sucede lo mismo, si vamos a iniciar un proyecto de estos, necesitamos una persona que se dedique full time a este tipo de tareas. La curva de aprendizaje es importante y no podemos estar alternando a un tester entre tareas manuales y automatizadas. Por último, pero no menos importante, debemos elegir a la persona indicada para que lleva adelante estas tareas. Deberá contar con habilidades técnicas en programación, conocimiento del negocio, y sin dudas, conocimiento de técnicas de diseño de casos de pruebas.

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *