El objetivo de este artículo es desmitificar la carga negativa del concepto de software. Este propósito no pretende afectar la disminución de puestos de trabajo ni de generar una falta de interacción con el mundo real.

Por el contrario, la creación del software responde a la necesidad para automatizar procesos que ya existían generando mayor eficacia y eficiencia. O bien, crear un producto nuevo que nos permita más y mejores herramientas a la hora de trabajar, haciendo menos pesada la vida cotidiana.

Cuando hablamos de la creación de software, tendemos a pensar, casi de manera inconsciente, en un conjunto de programadores que integran el equipo de desarrollo. La realidad es que para conocer el producto tal cual lo percibimos, el software tuvo que pasar por una serie de procesos que involucran las etapas de análisis, desarrollo y mucha creatividad. Y aquí es donde surge el Testing, asociado fuertemente a la creatividad.

Testing no solo persigue que el software sea de calidad sino también la satisfacción de clientes y usuarios. Persigue la mejora continua y la optimización de los productos a ser liberados.

Como en todo proceso que involucra el accionar humano es factible que se produzcan fallas, las cuales, mediante la aplicación de técnicas adecuadas, podremos desenmascararlos.

Hablar de calidad nos llevará a muchas otras cuestiones, pero debemos centrarnos en evaluar la funcionalidad, fiabilidad, usabilidad, eficiencia, mantenibilidad y portabilidad.

Uno de los pilares fundamentales del Testing es el de los Casos de pruebas. Estos no son más que un conjunto de condiciones o variables bajo las cuales un analista de pruebas determinará si una aplicación o sistema es parcial o completamente satisfactorio.

Constantemente, y cada vez más, el mercado mundial demanda una gran cantidad de aplicaciones. Los tiempos para probarlas son cada vez más acotados y debemos ser muy inteligentes para planificar nuestras pruebas. Y de ese modo, poder cumplir con cada una de las etapas. Contar cada vez más con menos tiempo implica, casi de manera intrínseca, una pérdida de la percepción de la calidad del producto. Por lo cual, nuestro rol como Tester toma mayor importancia.

Llevemos esto a temas prácticos y hablemos de cómo la ausencia de calidad en nuestras aplicaciones está ligada a una pérdida económica a nivel empresarial. Estudios demuestran que la detección de errores en etapas tempranas permiten, no solo, que los mismos sean corregidos a costos reducidos, sino también con menor esfuerzo.

 

Un ejemplo claro y actual de que los tiempos apremian, es la puesta en marcha de la aplicación Coronavirus UY, que fue una de las piezas fundamentales para posicionar al país en la lucha contra el COVID – 19. No hay duda que dicha aplicación tuvo que salir al mercado con la menor cantidad de errores posibles, no solo por las potenciales quejas en cuanto al manejo por parte de los usuarios, sino por su efecto en la sociedad a nivel sanitario.

 Si hablamos de tiempos actuales, es imposible dejar de lado la situación del Testing en este contexto. La formación en esta disciplina se ha logrado posicionar como una muy buena oportunidad y puerta de entrada al mundo de las TIC. Contar con una correcta formación en esta área tiene una gran salida laboral, a raíz de que nos es cada vez más dificultoso pensar en nuestra vida personal y profesional sin un software o aplicación.

Nos brinda la posibilidad de avance profesional, así como también al formar un equipo y trabajar con él, nos permite el desarrollo personal. Y, desde luego, también se puede aplicar en modalidad de teletrabajo.

Conclusiones

Finalizando el presente artículo debemos destacar la relevancia que tiene actualmente el Testing en el desarrollo óptimo del software y en todos los aspectos del entorno informático. Ocupa un rol activo en el control de calidad, asegurando o aproximándose a los requerimientos exigidos por el cliente.

Minimiza el coste económico ante una posible falla o insatisfacción en el producto final. Asegura el cumplimiento del objeto de todo sistema, es decir, que el sistema funcione, y lo haga de forma adecuada.

 

Alumnos: Analía Macció y Fernando Hernández

 

Categorías: Software Testing

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *