Para cualquier empresa, organización o institución que haya tenido pérdidas debido a una falla de software, la palabra desastre es una subestimación.  Si bien la tecnología y las aplicaciones innovadoras han servido y fortalecido a las empresas, se han registrado numerosos casos de lo contrario.

Haremos una breve reseña de algunas fallas y bugs que han dejado su marca en el desarrollo de software y el proceso de pruebas.  Con esta lista de problemas técnicos / fallas de software detectados por empresas e industrias (sin orden particular de relevancia o cronológico) intentaremos exponer patrones o situaciones recurrentes que evidencien la importancia del testing de software.

 

Termostato Nest se congela

La actualización para el termostato inteligente Nest (propiedad de Google) tenía errores y dejó a los usuarios literalmente congelados.

El nuevo software descargó las baterías del dispositivo hasta agotarse, lo que provocó un descenso drástico de la temperatura. En consecuencia, los clientes no pudieron calentar sus hogares ni utilizar ningún servicio.

La falla se debió a una actualización de firmware por problemas relacionados con filtros de aire viejos o calderas incompatibles. Más tarde se lanzó una actualización de software que resolvió el problema para el 99,5 % de los clientes afectados.

 

Dieselgate de Volkswagen

En septiembre de 2015, el gobierno de los EE. UU. ordenó a Volkswagen que retirara del mercado unos 500.000 automóviles, después de enterarse que la compañía había implementado software para engañar a las pruebas de emisiones permitiendo que sus automóviles produjeran 40 veces más emisiones que el límite autorizado. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) acusó a VW de instalar software ilegal que reduce sustancialmente las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) solo mientras se somete al auto a una prueba de emisión. La compañía lo admitió y anunció el retiro de los autos del mercado.

 

Actualización de iOS 8

En septiembre de 2014, Apple se enfrentó al escarnio público después de que tuvo que retirar su actualización de iOS a pocas horas de su lanzamiento. Esto ocurrió debido a quejas de los usuarios sobre el bloqueo de llamadas de iPhone luego de la actualización. El gigante tecnológico retiró la actualización después de una tormenta de quejas en Twitter y salas de chat de usuarios de Apple. La actualización deshabilitó la función donde los usuarios podían desbloquear sus teléfonos con la huella digital.

 

Como podemos ver en los casos expuestos, la mayoría de los fallos ocurrieron luego de la instalación de actualizaciones. Según esto, podemos constatar que se cumplen principalmente dos de los principios del testing de software: «Las pruebas exhaustivas son imposibles» (libro de ISTQB, principio 2). En las situaciones detalladas las actualizaciones fueron implementadas por grandes corporaciones que invirtieron tiempo y grandes sumas de dinero en testing para prevenir fallos. Aun así, su software no soportó la implementación en el mundo real, porque ni el mejor testing puede cubrir todos los casos. Así, el otro principio que se evidencia es que “el proceso de pruebas demuestra la presencia de defectos” (libro de ISTQB, principio 1), pero no la ausencia de estos.

La situación que (lamentablemente) hay que destacar como caso de éxito del testing, por lo menos inicialmente, es la de Volkswagen. Ante la imposibilidad de desarrollar un motor diésel que cumpla con los límites de emisiones, la empresa automotriz desarrolló un software que los disimule durante las pruebas preliminares. Aún así el engaño fue eventualmente descubierto aplicando otro de los principios del testing: “Las pruebas dependen del contexto” (libro de ISTQB, principio 6). Ante la sospecha, las entidades reguladoras cambiaron el entorno de pruebas para hacer fallar el software y exponer el engaño. La reflexión que nos queda por hacer es ¿son necesarias la avaricia y el deseo de engañar para lograr resultados?

 

Alumn@s: Patricia Martinez y Nicolás Giancotti

Categorías: Software Testing

Admin

ɴᴏ ʙᴜɢꜱ. ᴊᴜꜱᴛ ᴘᴜʀᴇ ꜱᴏꜰᴛᴡᴀʀᴇ Qᴜᴀʟɪᴛʏ.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *